Relatos de los Foreros...

Para hablar de cualquier tema.
Avatar de Usuario
tarantinto78
Mensajes: 1848
Registrado: Mar Abr 23, 2013 10:52 pm
Ubicación: GALIZA

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor tarantinto78 » Mar Ene 10, 2017 8:16 pm

leolo escribió:[size=200]EL CHALECO

Tarik se metió en sus pantalones, se ajustó el cinturón, se colocó el chaleco y se dirigió al espejo. Se miró con desaprobación mientras humedecía los dedos en el balde de agua. Con un par de movimientos se atusó el flequillo y aliso el pelo acartonado y greñoso de las sienes – “Mucho mejor” – Pensó y sonrió.
Tenía motivos para estar feliz. Por fin había encontrado un buen trabajo y hoy era su primer día. Tenía 17 y años lo único que había conseguido eran pequeños trabajos de recadero que le aportaban unas cuantas monedas, también ayudaba a su padre con las cabras y los quesos que hacia pero nada de esto le satisfacía ya que nada era suficiente para paliar la pobreza en la que vivían los suyos.
Hacía tiempo que había dejado de ir a la escuela, quien iba a querer estudiar cuando en casa apenas era posible hacer una comida decente al día.
Su madre, que acababa de parir a su hermana Nima, apenas podía con las tareas de la casa y su maternidad. A Tarik se le partía el corazón viéndola con la hermana a cuestas en el atadillo de la cintura mientras cocinaba, sacudía alfombras y ordeñaba a las cabras. Ella siempre tenía una sonrisa para él cuándo lo pillaba observándola apesadumbrado “Tranquilo Tarik, pronto conseguirás un gran trabajo, eres fuerte y listo, pronto serás el hombre de la casa y todos estaremos muy orgullosos de ti” le decía como si le leyese los pensamientos.
- Ese día ha llegado madre – Dijo en voz alta aunque estaba solo.
Agarro la chaqueta aunque el calor apretaba, se había pasado la noche cepillándola, y ese día quería estar presentable. Echo el teléfono móvil al bolsillo y se dirigió a la calle con la cabeza alta y henchido de orgullo.
Ya en la calle no pudo evitar pensar en el futuro, se sonrió, gracias a este trabajo iba a conseguir sacar de la pobreza a los suyos. Pensó en su amada Raisa, que orgullosa iba a estar de el – “Si pudiese verme ahora” - fantaseó – “seguro que no podría contenerse y darme un beso aquí mismo en la calle”
- Eh! Tarik!! – el chillido le sobresalto como si hubiese pisado a un gato. Era su amigo Farah el que le saludaba desde la terraza de la teteria.
- Salam! - Contesto él sin aminorar el paso
- Donde vas tan deprisa y abrigado? Tienes frio jajaja? –Se burló Farah- Anda ven aquí y tomate un té con nosotros.
- Tengo que ir a trabajar- Atajo Tarik
- Jajajaja pareces un americanito con esa ropa. Ponte una chilaba feo y no trabajes tanto jajaja.
-“estúpido”- Pensó el mientras seguía andando, sin poder evitar sonreírse ante la broma. A su padre no le gustaba Farah. Bueno, a Padre no le gustaba ninguno de sus amigos, pero que podía saber ese hombre, era su padre, pero era un ser obtuso sin ambición, raro era el día en el que se le podían sacar más de tres palabras. Tarik agito una mano como si quisiera apartar ese pensamiento, en el fondo era su padre al que criticaba mentalmente –“Respeto”- Pensó.
Ya estaba llegando, el edificio era imponente, sobre todo si lo comparabas con el barrio de donde venía, sintió miedo y nerviosismo, le intimidaron las grandes escalinatas blancas y esas banderas ondulandose al viento. Se acercó a la mesa de la entrada.
- Documentación!- dijo el empleado de seguridad. Tarik obedeció.
- Pase por aquí- Le dijo y le señalo la estructura en forma de puerta del detector de metales.
Ya lo estaba cruzando cuando oyó un grito desgarrado
- Tarik!!- Era su novia Raisa subiendo la escalinata con la cara descompuesta, unos escalones más abajo estaba Madre con su hermana a cuestas tratando de subir lo más rápido que podía. El palideció.
Tarik no supo que escucho antes si el chillido de la alarma del detector de metales o si la melodía de su móvil al sonar la llamada. Noto un zumbido en el chaleco y lo último que vio fue una luz blanca que lo inundo todo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

CBS Breaking News: Un nuevo atentado con chaleco bomba ha sacudido la frágil paz en T……
La explosión se ha producido a las puertas de la embajada americana provocando el derrumbe de la parte delantera del edificio y daños considerables a los edificios adyacentes. Aun no se sabe la cifra de fallecidos pero datos extraoficiales calculan más de 60 cadáveres y cientos de heridos.
Se espera una declaración oficial del Presidente Trump en la casa blanca, pero en unas primeras palabras desde su cuenta de Tweeter ya ha afirmado que la sangre de los suyos se pagara con más sangre.
Dos portaaviones americanos en la zona han desplegado su……..[/size]

Fin.

[/size]
Última edición por tarantinto78 el Mar Ene 17, 2017 8:12 pm, editado 1 vez en total.
"No sufro de locura, yo disfruto cada minuto de ella"

Avatar de Usuario
tarantinto78
Mensajes: 1848
Registrado: Mar Abr 23, 2013 10:52 pm
Ubicación: GALIZA

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor tarantinto78 » Mar Ene 17, 2017 12:06 am

"Nueva vida"
01 de septiembre.
04:30 horas.
Paul se despierta angustiado, desconcertado. Hoy no irá a trabajar ya que su jefe le ha dado la semana libre. Para alguien que aborrece la soledad no ir a trabajar tampoco es que le ayude a sentirse mejor. Paul era alto, medía un metro ochenta y tres centímetros y pesaba ochenta kilos, tenía el pelo castaño y usaba gafas. Tenía un parecido a Woody Allen pero más grandote.
Apartó las sábanas y se sentó a los pies de la cama. Estaba sudando, aunque era inusual la noche había sido calurosa y el apartamento aún siendo un antro era soleado por las tardes. La tarde anterior se superaron los treinta y seis grados. Fué lo primero que encontró al separarse de su esposa, con su estado de ánimo puede dar gracias de no haberse metido en un lugar peor, ya que por lo menos compensaba lo cutre del apartamento con unos vecinos de lo más normal.
Los recuerdos afloraban en su mente y no le hacían un gran favor. Pensaba en lo mucho que quería a su aún esposa Elisabet y a su hijo Jhonny. Cuando se quedó sin trabajo ella lo abandonó con una denuncia de malos tratos en la mano y con sus maletas en la puerta. Atónito ante tal situación se derrumbó entre sollozos y lágrimas. Pensaba que era una broma macabra, esto no podía estar pasando, se supone que tu familia tiene que estar ahí para los buenos y malos momentos, pero se equivocada, ella estaba ahí por comodidad, por no tener que trabajar y ser una mantenida. El primer mes que no pudo salir a quemar la tarjeta por estar en números rojos decidió abandonarlo. Paul sospechaba que pasados estos tres meses tenía que haber otro hombre, ella necesitaba liquidez para sus vicios y no estaría mucho tiempo viviendo sin el placer de gastar en ir de compras, era una compradora compulsiva. Ese era su único placer, comprar sin necesidad, cada vez que salía lo hacía sin miramientos. Los hombres para ella eran marionetas que movía a su antojo con sus hilos de posturas imposibles en la cama e increíbles felaciones.
Levantó la mirada y sobre el sinfonier había una pistola Glock17 que no recordaba de donde la había sacado ni por qué estaba ahí. Estaba hundido, desesperado, no veía la luz al final del túnel. Esa no era su vida, se merecía más de lo que la vida le había dado a él. Se quedó sin piso, sin coche, sin trabajo, poco a poco casi sin hijo y como no, sin mujer, ella era la culpable de su situación emocional. La duloxetina no le ayudaba, no notaba mejoría y llevaba dos días sin tomarla. Después de unos minutos maldiciendo su vida se levantó, decidido a llevar a cabo lo que le rondaba en la cabeza durante toda la semana. Se metió una ducha, se puso ropa algo elegante y se preparó para hacer lo que tenía que hacer. Con la vista puesta en la Glock17 se preguntó, ¿qué sentido tenía ya todo?.
Última edición por tarantinto78 el Dom Ene 22, 2017 1:16 pm, editado 2 veces en total.
"No sufro de locura, yo disfruto cada minuto de ella"

Avatar de Usuario
tarantinto78
Mensajes: 1848
Registrado: Mar Abr 23, 2013 10:52 pm
Ubicación: GALIZA

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor tarantinto78 » Mar Ene 17, 2017 12:07 am

05:16 horas.
Paul cogió un autobús en Marion St. que lo dejaría en Fisher Fwy W. muy cerca de donde vivía, cerca de donde viven su esposa, su hijo y según el, alguien más. Eso es lo que le movía, esas ganas de ver ese alguien antes de llevar acabo su cometido, su necesidad. Si estaba en lo cierto lo haría, no dudaría.
Cuando se quedó solo se derrumbó, pero supo ver la clase de persona que era su mujer. Antes estaba cegado por sus caricias, sus besos carnosos, ella lo sabía camelar incluso sin llegar a las relaciones sexuales. Ahora algo había cambiado, la seguía queriendo pero no de la misma manera, algo oscuro estaba creciendo en su interior en sus entrañas. El viaje en autobús lo estaba agobiando.

05:47 horas.
Paul baja del autobús en Fisher Fwy W. y decide seguir a pie hasta su destino. Quería observar con tranquilidad lo que de alguna forma fué el barrio de la vida feliz que un día tuvo. No tenía prisa y quería hacerlo bien, a la luz del día. Estaría observando a su familia con calma hasta que amaneciera. A las siete salía el sol, tenía tiempo de sobra para recrearse y observar. Sabía que el edificio que estaba enfrente a lo que era su piso sufrió un incendio y estaba un poco abandonado. Le sería facil entrar y subir a la azotea y espiarlos sin ser visto. Solo quería estar en lo cierto para que su propósito ese día no tuviese ni un ápice de duda. Lo haría igualmente, pero si hay otro hombre lo haría sin pensar.

05:59 horas.
Llegó al edificio y se sorprendió de que no estaba tan abandonado como pensaba. En las noticias escuchó decir que quedaría vacío mientras los bomberos y constructores no revisarán minuciosamente todos los puntos negros del incendio. Decían que iban a desalojar completamente el edificio pero parecía que algunos inquilinos no quisieron obedecer a las autoridades. Nada cambió en sus planes, solo que tendría que ir con cuidado para no ser visto y poder llegar a la azotea. Paseó durante un buen rato dando una vuelta a la manzana al mismo tiempo que la angustia se apoderaba más y más de su ser. No podía dejar de pensar en sus desgracias, en quién era la gran culpable, en lo poco que le permitían pasar con su hijo, en la crueldad con la que lo despidieron de su anterior trabajo para sustituirlo por el futuro cuñado de su jefe, ese gran hijo de puta que no tuvo en cuenta la dedicación y las horas que el había dedicado durante casi diecisiete años sin dar prioridad a su familia. Pasó de cobrar ciento setenta mil dólares anuales de director de contabilidad a cicuenta mil de su actual trabajo . Esa fue la mecha y su mujer el resto del explosivo que hizo saltar por los aires su vida. Ahora era tiempo de una nueva vida.
"No sufro de locura, yo disfruto cada minuto de ella"

Avatar de Usuario
tarantinto78
Mensajes: 1848
Registrado: Mar Abr 23, 2013 10:52 pm
Ubicación: GALIZA

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor tarantinto78 » Mar Ene 17, 2017 12:09 am

06:23 horas.
Cuando creyó que podía entrar en el edificio sin ser visto se acercó a la entrada y se quedó unos segundos parado para escuchar. Con todo en silencio decidió subir sin prisas por las escaleras. Por una vez parece que la suerte le sonríe y no se topa con nadie en su ascensión. El edificio no era de los más altos de la zona tenía dieciocho plantas. Desde la azotea tenía una visión perfecta de la vivienda sin ser descubierto. Esperó un buen rato hasta que se encendio la luz del salón y la vió. Tenía cortinas pero de noche con la luz encendida se veía bastante bien el interior. Él estaba dos pisos más arriba a una distancia de treinta metros en línea recta más o menos.

06:35 horas.
Ella se sentó en el sofá de piel marrón con una taza de café en la mano, siempre lo hacía al levantarse. Llevaba el camisón turquesa, era el preferido de Paul, se lo regaló él sin pensar en lo bien que le quedaría, le daba una naturalidad exquisita a sus pechos, le quedaba como un guante, marcaba toda su silueta y la hacía más sexy. Su hijo siempre que estaba de vacaciones dormía hasta el mediodía por eso no había luz en su cuarto. Alguien entró en el salón, estaba en lo cierto, ya había otro. Algo en su cuerpo estaba creciendo, el sabía lo que era, lo llamaban odio. Todo el amor que aún sentía por esa mujer estaba convirtiéndose en odio, odio con mayúsculas. Un varón alto y rubio se acercó a Elisabet, se inclinó y la besó ardientemente, introdujo una mano en el camisón y agarró uno de sus grandes pechos como si lo estuviera pesando. Ella posó la taza ya casi vacía en la mesita que estaba a su derecha y acto seguido empezó a amasar las partes íntimas del individuo, se levantó, el apartó la mano de su pecho y las depositó sobre sus nalgas mientras una mano caliente ya estaba en el interior de sus calzoncillos. Se fueron los dos dirección al dormitorio, Paul lo sabía, cuando empezó su relación con Elisabet las situaciones matutinas eran similares, raro era el día que no salía apurado al trabajo por culpa de un buen polvo.
Última edición por tarantinto78 el Mié Ene 18, 2017 12:07 pm, editado 3 veces en total.
"No sufro de locura, yo disfruto cada minuto de ella"

Avatar de Usuario
tarantinto78
Mensajes: 1848
Registrado: Mar Abr 23, 2013 10:52 pm
Ubicación: GALIZA

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor tarantinto78 » Mar Ene 17, 2017 12:10 am

07:45 horas.
Ya había amanecido y Paul espera ansioso el momento para actuar.
Vuelve el movimiento al salón y ve a Elisabet ya vestida de calle. A su lado aparece el varón rubio vestido de traje y corbata con un maletín en la mano, la besa y se va del salón. Ella coge su bolso, se sienta en el sofá y busca algo en su interior. Saca su cartera y parece asegurarse de tener todo, vuelve a meter todo en el interior del bolso y se va. Paul sabe que en diez minutos Elisabet ya estará en la calle y quiere sorprenderla cuando salga del portal. Cargado de odio, rencor y desesperación decide que es el momento, ahora o nunca se dice, y se levanta decidido a hacerlo.

07:58 horas.
Paul se dirige a su nueva vida, sabe no hay vuelta atrás, así lo había decidido. Estaba impresionado con la cantidad de recuerdos y pensamientos positivos que rondaban por su cabeza en ese momento, ya hacía más de un mes que no encontraba nada positivo en su vida sin sentido, así era como la llamaba. Recordó lo bien que se lo pasaba el día que le dejaban a su hijo y lo llevaba a ver el partido su equipo favorito los Detroit Pistons, estar allí con su hijo y que su equipo ganase le proporcionaba alegría. También el cachorro de bulldog americano que había en la tienda de animales cercano a su apartamento le proporcionaba ilusión, ganas de tenerlo, de hacerse con él y así tener compañía. Recordó a la cajera del supermercado que el frecuentaba, siempre le sonreía, le ponía ojitos, ¿como no pude darme cuenta antes?, se preguntaba. Se llamaba Sofie, lo ponía en la plaquita de su pecho, le parecía atractiva. Dos de sus compañeros de trabajo lo invitaban siempre a tomar unas cervezas y el les decía que no podía, ¿porqué?, ellos hacían intentos por entablar una amistad con él, eran buenos chicos y muy simpáticos. Adoraba los desayunos solitarios leyendo el New York Times, ver series de televisión, beber cerveza los días que no trabajaba, el olor de la hierba recién cortada, el olor de una inesperada lluvia en un día soleado y seco, dormir desnudo, el sexo le encantaba aunque hacía tiempo que no lo practicaba. Podía pedirle una cita a Sofie, mantener una relación otra vez, la verdad es que le gustaba esa mujer.
Los pensamientos positivos no cesaban, uno tras otro. Era increíble cuantas cosas podría hacer en su nueva vida si se lo propusiera, también increíble cuantos pensamientos agradables pasaron por su mente en tan solo cinco segundos, cinco segundos, ese fué el tiempo que tardó su cabeza en estrellarse contra la acera.
Cuando Elizabeth salía del edificio escuchó gritos, la gente corría en la misma dirección, los coches aparcados no le dejaban ver, pero supo que algo malo había ocurrido.


<<<FIN>>>
Última edición por tarantinto78 el Lun Ene 23, 2017 8:59 pm, editado 1 vez en total.
"No sufro de locura, yo disfruto cada minuto de ella"

Avatar de Usuario
capitan34
Mensajes: 935
Registrado: Vie Sep 02, 2016 9:57 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor capitan34 » Sab Ene 21, 2017 11:13 pm

8-)
Última edición por capitan34 el Sab Ago 26, 2017 3:26 am, editado 1 vez en total.
la luz que brilla con el doble de intensidad dura menos tiempo

Avatar de Usuario
capitan34
Mensajes: 935
Registrado: Vie Sep 02, 2016 9:57 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor capitan34 » Sab Ene 21, 2017 11:15 pm

8-)
Última edición por capitan34 el Sab Ago 26, 2017 3:27 am, editado 1 vez en total.
la luz que brilla con el doble de intensidad dura menos tiempo

Avatar de Usuario
capitan34
Mensajes: 935
Registrado: Vie Sep 02, 2016 9:57 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor capitan34 » Sab Ene 21, 2017 11:16 pm

8-)
Última edición por capitan34 el Sab Ago 26, 2017 3:27 am, editado 2 veces en total.
la luz que brilla con el doble de intensidad dura menos tiempo

Avatar de Usuario
capitan34
Mensajes: 935
Registrado: Vie Sep 02, 2016 9:57 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor capitan34 » Sab Ene 21, 2017 11:16 pm

8-)
Última edición por capitan34 el Sab Ago 26, 2017 3:27 am, editado 1 vez en total.
la luz que brilla con el doble de intensidad dura menos tiempo

Avatar de Usuario
CarolAnne
Mensajes: 644
Registrado: Dom May 25, 2014 12:21 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor CarolAnne » Jue Feb 02, 2017 7:54 pm

CUANDO ÁLVARO MIRÓ HACIA ARRIBA

Cuando Álvaro miró hacia arriba, pude verle bien, es un hombre de mediana edad, mal afeitado y con las mangas de la camisa dobladas hasta el codo. La luz aún era escasa a esas horas de la mañana, pero suficiente para poder apreciar el color azul sucio de sus ojos. En realidad Álvaro se parece bastante a ti, él también comprueba con prisas antes de salir de casa, si ha desenchufado la plancha, también observa descaradamente al conductor del coche de al lado en los semáforos, y al igual que tú, le brilla la mirada cuando recuerda los veranos de su infancia.

Creo que no te he dicho nunca que Álvaro es policía, trabaja buscando a personas desaparecidas, es muy bueno en lo que hace. Y además es el protagonista de esta historia. Duerme poco y abusa del café, igual que yo, pero eso no tiene importancia porque yo no salgo en esta historia, simplemente te la cuento. Pero en el caso de Álvaro sí es un detalle importante, él duerme poco y toma demasiada cafeína porque el trabajo absorbe su tiempo como si fuera una esponja y las horas del día se le esfuman volando, pero no te quiero dar una impresión equivocada, él adora su trabajo, y jamás ha echado de menos no tener tiempo para hobbies.

En alguna parte había un niño de nueve años que tenía mucho miedo, una banda de secuestradores lo tenía encerrado en una habitación oscura. El chaval no paraba de desear que el tiempo diera marcha atrás y que otra vez fuera ayer por la mañana, si eso ocurriera prometía no volver a hacerlo, jamás se escaparía de nuevo, ya no sentía curiosidad por salir de la urbanización de lujo en la que vivía y le daba igual lo que hubiera detrás de la colina que veía desde su ventana. No quería más aventuras, solo quería estar en su casa y que le abrazara su madre. Pero seguía allí encerrado, le pasaban la comida y el agua por un espacio que había debajo la puerta y nadie hablaba nunca con él. Calculó que llevaba tres días secuestrado cuando algo cambió, dos hombres entraron en la habitación, él les gritó que le dejaran ir, pero esos hombres con pasamontañas no le escucharon, apenas le miraron. Lo que sí hicieron fue ponerle una inyección.

Álvaro respiró hondo cuando la madre lo abofeteó, estaba acostumbrado, las madres son impredecibles, y más fuertes de lo que parecen, de hecho, esa mujer desesperada de no más de 50 kilos y que se encontraba en un estado físico deplorable, acababa de darle un guantazo que casi lo tumba a él y a sus 90 kilos de peso. No importa cuánto avance la investigación, para los padres, cada minuto que pasan sin sus hijos es un paso más hacia un desenlace fatal. Su compañero intentó tranquilizar a la mujer. Álvaro recogió el teléfono del suelo y pulsó el botón de colgar, los secuestradores podrían volver a llamar. Y quizá tuvieran más suerte.
La foto del niño estaba sobre la mesa, el policía no necesitaba mirarla: la sabía de memoria, en ella el chaval miraba fijamente al objetivo, aunque su pose era seria tenía una sonrisa pícara, como si escondiera algo en el bolsillo del pantalón en el que tenía metida la mano derecha. Es rubio y tiene el pelo liso y largo, el flequillo le oculta las cejas, parece Zippy, o Zappe, no estoy segura, porque nunca me acuerdo de quien es quien, y Álvaro nunca lo ha sabido, pero también piensa lo mismo que yo, el niño de la foto con su chaqueta del colegio color granate y su traviesa sonrisa parece salido de un tebeo.
Última edición por CarolAnne el Lun Feb 06, 2017 7:05 pm, editado 1 vez en total.
Nos atacan! Disparad!!!

Avatar de Usuario
CarolAnne
Mensajes: 644
Registrado: Dom May 25, 2014 12:21 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor CarolAnne » Jue Feb 02, 2017 7:57 pm

Otra cosa que debes saber de Álvaro es que tiene unas pesadillas horrorosas, pensarás que es normal dado su oficio, pero la verdad es que las pesadillas las tiene desde antes de hacerse policía, en ellas se encuentra atrapado, a veces está atado de pies y manos, otras veces encadenado con un grillete al cuello, en ocasiones hasta vuelve a ser un niño, y de repente, el miedo a la oscuridad, a la soledad y a los monstruos ya no son cosas del pasado. Todos esos temores infantiles que tú seguramente también recuerdas porque es algo imposible de olvidar, vuelven a su mente en las noches en las que Álvaro consigue dormir un poco.

El niño despierta sin saber cuánto tiempo lleva dormido, no se encuentra nada bien, le duele la cabeza y tiene el brazo entumecido. A medida que sus ojos se acostumbran a la oscuridad, va reconociendo las formas de la habitación que es su prisión. Alguien le ha vendado la mano pero… ¿por qué? Los ojos del niño se vuelven extremadamente redondos en la penumbra, a su mano izquierda le falta el dedo meñique. A no demasiados kilómetros de allí, su madre abre un paquete a la luz del día en el porche de la soleada casa familiar, impaciente, no espera a la policía, sus dedos se enredan con el lazo que envuelve la cajita. Finalmente, un grito desgarrador, rompe la calma de los habitantes de tan idílico lugar y atraviesa la mañana como un cuchillo.

Cuando Álvaro miró hacia arriba, pude verle bien, pero no solo a él, también vi un cadáver a sus pies. Esta vez no lo había conseguido, normalmente devolvía a las personas a sus casas, pero el niño que yacía muerto en el lindero de una carretera de montaña era la prueba irrefutable de que esta vez, había fracasado. Todo salió mal, los dos secuestradores eran aficionados, amordazaron al niño y lo ocultaron en el maletero de un coche, al descubrirlo muerto, lo abandonaron y huyeron sin planificación alguna. La policía detuvo a los asesinos en la estación de peaje de una autopista próxima.

El protagonista de nuestra historia se inclinó sobre el pequeño cuerpo sin vida, sus cabellos rubios estaban sucios de barro y agujas de pino, un extremo del pañuelo que le habían metido en la boca los secuestradores asomaba por su nariz, había muerto de asfixia. Supongo que puedes imaginar la expresión de Álvaro, estaba desolado, las lágrimas dibujaban surcos en su cara y se pasaba una y otra vez las manos por el pelo, unas manos que sentía impotentes, que no podían hacer nada más que mostrar su inutilidad, una mano derecha que se llevaba a la boca para ahogar el grito que le hubiera gustado soltar y una mano izquierda que apoyaba en la tierra blanda del arcén y a la que le faltaba el dedo meñique.

El niño se sobresaltó con el ruido de la puerta al abrirse, la última vez que alguien había traspasado su umbral, él había perdido un dedo. Así que empezó a gritar, y a patalear, era la primera vez que se defendía, pero era justo cuando no necesitaba hacerlo, lo que pasa es que eso no lo sabía el protagonista de nuestra historia, solo al oír lo que le decía el hombre que intentaba sujetarlo se calmó, y lo que oyó fue: tranquilo Álvaro, soy policía y he venido a sacarte de aquí.

Espero que no te moleste la forma que he elegido para contarte la historia de Álvaro, solo quería que entendieras lo que oculta en su corazón.
Nos atacan! Disparad!!!

Alicia
Mensajes: 154
Registrado: Jue Dic 08, 2016 6:46 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor Alicia » Vie Abr 21, 2017 9:33 pm

No creo que esto que escribi hace algún tiempo se pueda llamar relato,yo lo voy a titular "reflexiones", algunos de vosotros me habeis dicho varias veces que escribiese algo y últimamente también me lo han pedido y bueno por fin, me decido a ofreceros un escrito mío, que vergüenza x dios, ya sabéis que a mi estas cosas no se me dan bien. Asi que no seais muy duros,jejeje. Allá va.....


REFLEXIONES.
A veces, siento que nadie puede prestarme la ayuda que me hace falta, quizá porque siempre me he visto rodeada de circunstancias que lo impedían y ninguna persona en las que he confiado podían escucharme cuando estaba mal, herida, cuando existía un vacío en mi interior,... demasiado ocupados con su vidas para dedicarme un rato. No es culpa de nadie,ni mía,ni de los demás, sino de las situaciones en las que me he visto rodeada.
Todavía estoy en la cuerda floja, como un trapecista que va a realizar el gran salto de su vida, con la única diferencia que yo caigo una y otra vez y no consigo evitar la caída, no hay nadie abajo del trapecio que pueda rescatarme de ese gran golpe,me veo abandonada a la suerte.
Estoy tan cansada de lo mismo, necesito vivir la vida, disfrutarla que ya es hora, pero con la ayuda de una mano amiga,alguien que me escuche, para sacar poco a poco lo que llevo dentro de mi, tanta mierda que me ahoga y me impide respirar, estoy hastiada de ¡¡¡ callar y callar!!!, solo quiero gritar y que alguien al fin, pueda oirme y me regale de vez en cuando sus oídos, yo a cambio le regalaré mil sonrisas , que no cuestan nada, una mirada tierna de agradecimiento,...
Cuando mi realidad me resulta demasiado difícil de afrontar, prefiero refugiarme en rosadas ensoñaciones con cimientos de plumas y ni la mas remota posibilidad de realizarse. Pero llega un momento en que ese refugio es para camuflar mi estado de ánimo.
Siempre soy yo la que estoy ahí cuando alguien me necesita y lo hago con mucho gusto,en cambio los demás casi nunca pueden estar para mi, darme consuelo, palabras de aliento,para mi corazón herido de tanto gastarlo para los demás. ¿A caso es tan complicado que alguien me escuche?,no encuentro la respuesta a la pregunta. Me agobia tener que afrontarlo todo sola, estoy agotada y no me quedan fuerzas para seguir adelante.
FIN
Última edición por Alicia el Mié Ago 23, 2017 6:49 pm, editado 1 vez en total.

Alicia
Mensajes: 154
Registrado: Jue Dic 08, 2016 6:46 pm

Re: Relatos de los Foreros...

Mensajepor Alicia » Mié Ago 23, 2017 12:24 pm

Estoy releyendo los relatos, estoy melancólica y me apetece, por eso he vuelto a subir el hilo.


Volver a “General”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Yahoo [Bot] y 10 invitados